domingo, 29 de diciembre de 2013

Cuando se habla del aborto

Con motivo de la celebración del día de los Santos Inocentes les dejo este artículo del padre Morado sobre el aborto. Me gusta con la moderación que habla y el sentido común definitivo con el que argumenta, algo poco frecuente al tratar sobre el aborto, que lógicamente suele despertar nuestro lado más visceral.



"El hecho mismo de que el aborto provocado sea objeto de discusión es ya significativo. Unos y otros, partidarios y detractores, o partidarios y detractores según convenga (plazos, supuestos o demás “argucias”), solo por elevar el asunto a “cuestión disputada” hacen constar que el tema no es, en absoluto, tan obvio como algunos pretenden que sea. 

Si nos resultase obvio a todos que jamás se puede matar a un ser humano inocente, el aborto nunca sería legalizado ni despenalizado. Si resultase tan obvio que el embrión humano es meramente una cosa, un simple cúmulo de células o tejidos, tampoco tendría sentido señalar ningún plazo ni ningún supuesto. Se abortaría, sin más, hasta la víspera del nacimiento o hasta el mismo día un par de minutos antes del mismo. 

Claro que, si se puede abortar hasta la víspera, surge la duda de por qué no se puede, después del nacimiento, interrumpir la vida del ya nacido, bien sea basándose en plazos o en supuestos, o en lo que sea.

Nadie puede negar, pues, que se trata de un tema complicado. Y para resolver la complicación se convoca a expertos en ciencia, en derecho y en ética. Pero, de por sí, ser experto en algo no significa, sin más, ser una persona de gran talante moral. Uno puede ser experto y ser, a la vez, un indeseable. La condición de experto añade muy poco a la índole moral del experto. 

Digo esto no para despreciar el valor de las opiniones aparentemente bien fundadas, sino tras constatar que, en el fondo, los argumentos de los supuestamente “expertos” se exponen con la misma claridad, aunque con menos sutileza, por parte de cualquiera. No siempre por argumentar mejor se razona mejor. En absoluto.

¿Por qué se discute el aborto? A mi modo de ver, por un solo motivo: porque se trata de la eliminación deliberada de un ser humano. Si no se tratase de eso, la discusión sería puramente inútil, bizantina. Nadie, en su sano juicio, plantea un debate parlamentario sobre si es lícito o no usar un insecticida doméstico para librarse de los mosquitos. Matar no es algo que revista connotaciones positivas. Pero un mosquito es solo eso: un mosquito. No se trata de exterminar una especie, o diversas especies. No. Se trata solo de solucionar un problema: un mosquito, en casa, resulta molesto. Se le quita de en medio y punto. Sin más drama.

Pero un embrión humano, un feto humano, un ser no solo vivo, sino humano, no es un mosquito. Y aquí comienzan los problemas. Ante quien contra-argumente diciendo: “ser vivo sí, pero humano, no”, yo preguntaría: ¿si no es humano, qué es? ¿Acaso un animal, acaso una planta?
Claro que, bien visto, un tumor que padece una persona humana también es “humano”, en el sentido de que está compuesto por células humanas. Pero, ¿puede decirse sensatamente que un embrión es un tumor? Yo creo que no. Un tumor no es el inicio, el primer tramo, de una vida humana independiente, sino una anomalía más o menos amenazante. No. Un embrión humano no es un tumor.

Cuando una mujer está embarazada no dice: “Llevo dentro un tumor”, sino que dice: “Estoy esperando a un niño”. Podrá esperarlo con más ilusión o con menos, pero que espera un niño lo sabe ella y los sabemos todos. Máxime desde que el álbum familiar comienza no con las fotos del recién nacido, sino con las ecografías del mismo.

Negar la condición de ser humano a un embrión humano es semejante a entrar en el terreno de la magia: ¿Por arte de qué extraño sortilegio lo que era solo “cosa” pasa a ser “persona”? ¿Cuándo? ¿Cuando tiene tantos meses, cuando ha nacido, cuando ha aprendido a hablar, cuando es ya, definitivamente, autoconsciente, responsable y libre? ¿Quién puede decir “ahora sí” y “antes no”? Es más, bastaría la mínima duda, en caso de que fuese posible, para abstenerse de hacer nada que directamente pudiese perjudicarlo. Todo el proceso embrionario es un continuo en el que las delimitaciones son arriesgadas y arbitrarias.

¿Qué diferencia hay, por ejemplo, entre un embrión ya avanzado y un niño nacido por un parto prematuro? ¿Cómo se puede entender que, quizá en el mismo hospital, se mate a uno y se proteja al otro? 

No basta decir que siempre ha habido aborto. También siempre han existido miles de atentados contra los seres humanos. Pero que algo exista no lo convierte, así sin más, en algo que deba ser respaldado por las leyes del Estado.

Ni significa gran cosa señalar que muchos embriones, en sus primeros días, se mueran. Morir nos morimos todos, con un día de existencia, con un año, con cincuenta o con noventa. Una cosa es que nos muramos y otra que nos maten.

No es suficiente, tampoco, aludir a una praxis social. Que en casi toda Europa se tolera el aborto… Bueno, eso no es un argumento. También se toleró, en su día, la esclavitud. Y no por eso la tolerancia de la esclavitud es moralmente universalizable.

Los seres humanos, desde el primer día, tienen el derecho a ser tratados como personas y nosotros tenemos la obligación correspondiente de tratarlos como tales. No nos hace mejores, sino peores, aplicar la ley del más fuerte. Lo que nos humaniza, a quienes tenemos voz y voto, es acoger y proteger a los más débiles: los aún no nacidos, los niños, los enfermos, las personas con discapacidades o los ancianos. 

Cuando hablamos de aborto no solo hablamos de aborto. Hablamos de nuestra responsabilidad moral. Hablamos de esa tenue frontera que separa a los bárbaros, aunque refinados, de los seres auténticamente civilizados."

Guillermo Juan Morado.

viernes, 27 de diciembre de 2013

Entrevista a nuestro obispo Joaquín Meisner

El pasado día 24 se realizó una entrevista en la Deutschlandfunk en Colonia al cardenal Meisner. Me parece interesante sobre todo porque hace referencia a su ultima reunión con el papa Francisco y puede aclararnos algo sobre la posición de ambos en el tema de moda en la Iglesia en Alemania; la comunión a los divorciados vueltos a casar.




El enlace a la entrevista original (en alemán) es éste:

http://www.deutschlandfunk.de/katholische-kirche-meisner-bestreitet-reformbedarf.694.de.html?dram:article_id=272951

La traducción la he recogido del portal de internet Infocatolica.

Jürgen Liminski: Parece que es un juego muy popular para la gente de los medios: sacudirle a la Iglesia. Los obispos en realidad lo podrían sobrellevar con tranquilidad, pero algunas encuestas les deben dar que pensar, por ejemplo la de Allensbach, según la cual dos tercios de los católicos están a favor de que a los divorciados se les permita casarse por la iglesia de nuevo. Y para hablar sobre éste y otros temas , doy la bienvenida al arzobispo de Colonia, cardenal Joachim Meisner. Buenos días, eminencia.

Cardenal Joachim Meisner : ¡Buenos días!

Su Eminencia, Navidad, ¿Qué es lo que va a predicar usted esta noche?

Esa es una buena pregunta. El tema del sermón de Navidad realmente no se puede elegir. El contenido de la fiesta de Navidad es tan abrumador, que el Dios eterno se ha convertido en uno de nosotros, un hombre, que no se puede predicar sobre nada más. Esto también alegra a la gente en última instancia, y también nos da una perspectiva real para el presente y el futuro de nuestra vida.

Este Dios nace en una familia. Los temas familia y matrimonio son actuales, el debate sobre la divorciados vueltos a casar parece dividir a la Iglesia en Alemania. ¿Cuál es su posición?

Querido señor Liminski, en todo momento, la Iglesia, especialmente los obispos junto con el Papa tiene el encargo de ejemplificar ante los hombres la obediencia a la Palabra de Dios. Los Obispos también comparten con el Papa el Magisterio. Pero siempre cum Petro et sub Petro, es decir, por debajo de Pedro y con Pedro. Así que cualquier disenso entre la enseñanza del Papa y el obispo es teóricamente inconcebible. Déjeme añadir algo más: Desde tiempos inmemoriales la Iglesia está convencida de que la unidad de Cristo con su Iglesia, que es su cuerpo, es normativa también para el matrimonio. Y el apóstol Pablo lo dice explícitamente: «El matrimonio es un misterio profundo. Yo lo refiero a Cristo y la Iglesia». Y Cristo dice entonces, lógicamente, que lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre. A esto no hay realmente nada más que añadir. Puede usted pensar tal vez que esto se lo lanzo como un disparo. Es que todos los días me veo confrontado con estas cuestiones y por eso su pregunta no era nueva para mí.

Esta no es la misma posición, idéntica, que la de su colega Zollitsch. Él llama a una mayor integración en la vida comunitaria, también una integración de las personas divorciadas. Y cree que en Roma también habría diferentes opiniones sobre esto. Así que la de la CDF, por tanto, no contaría más que las otras. ¿Entonces, qué es lo que tiene validez?

Sr. Liminski, escuche por una vez a un viejo obispo. En mi última visita al Papa Francisco pude hablar muy francamente con el Santo Padre sobre todos los temas. Y también le dije que cuando habla en forma de entrevistas y breves discursos se quedan algunas preguntas abiertas, que para los no iniciados deberían en realidad precisarse más. El Papa me miró fijamente y me dijo que le mencionara un ejemplo.
Y mi respuesta fue entonces que a su regreso de Río a Roma, mientras viajaba en el avión, se le mencionó el problema de los divorciados vueltos a casar. Entonces el Papa simplemente me respondió: «los divorciados pueden comulgar, pero no así los divorciados vueltos a casar. En la Iglesia Ortodoxa se pueden casar dos veces». Hasta ahí su declaración.
Luego habló de la misericordia que, sin embargo, a mi modo de ver, y así se lo dije, en este país siempre se interpreta como un sustituto de todas las posibles faltas del hombre. Y el Papa me respondió muy enérgico que era un hijo de la Iglesia Católica, y que él no dice otra cosa que lo que la Iglesia enseña. Y la misericordia debe ser idéntica a la verdad, de lo contrario no merece el nombre de la misericordia.
Y, por lo demás, él me dijo expresamente que cuando ciertas cuestiones teológicas se mantienen abiertas, entonces la importante Congregación para la Doctrina de la Fe está ahí, para aclarar y formular detalladamente. También debe pensar que antes del Concilio el propio Papa era el presidente de esta congregación, y ella es, en el orden curial, la que está en el primer puesto, ahora lo mismo que antes. No se puede hablar del Prefecto como si fuera un ciudadano particular, sólo porque él anteriormente fuera miembro de la Conferencia Episcopal (alemana).

Ahora el Papa ha iniciado una encuesta de opinión acerca de la familia y el matrimonio y la moral sexual de cara al Sínodo del próximo otoño. Y para Colonia ya hay resultados. Así se observa que en la población se van las cosas de modo diferente que en Roma. ¿No debería, debe, adaptarse la iglesia?

También dije con anterioridad que la Iglesia tiene que adaptarse a la Palabra de Dios y no a la opinión de la gente. Debemos, como Iglesia, conocer la opinión de la gente, para después proclamar la Palabra de Dios en función de esto. Pero adaptarse al modo que usted pregunta no es una categoría del Evangelio. Es sorprendente que, por ejemplo, la Iglesia Evangélica Luterana, con su documento de toma de posición sobre la temática de la sexualidad, se haya alineado totalmente con el llamado espíritu de los tiempos en los asuntos de la sexualidad. Y, ¿cómo se ve en la situación de la Iglesia Evangélica Luterana? He oído decir que los números de abandono de la iglesia luterana son ahí aún más altos que los nuestros. De manera que, en última instancia, este éxodo no puede deberse a la cuestión de la sexualidad.

El ZdK (comité central de los católicos alemanes) lo ve un poco diferente. El Presidente Glück aboga por adaptarse e integrar plenamente a los divorciados vueltos a casar, es decir, admitirles también a la Eucaristía. El ZdK quiere casarse con el espíritu de los tiempos, se podría decir. Ahí desertan unidades enteras de los ejércitos cristianos. ¿No tiene miedo del aislamiento?

Bueno, no conozco el miedo al aislamiento. En la escuela primaria, en Turingia, yo era el único chico católico. Y siempre estaba en medio y no me dejaba aislar. La misión del ZdK es hacer visible y efectivo el Evangelio en las dimensiones de lo secular, es decir, en el mundo. Y aquí, este gremio debe dejarse hacer realmente en serio la pregunta: ¿Se han mantenido fieles a su misión y la vocación?
¿Y formula usted, en este contexto, la pregunta de si yo he de temer un cierto aislamiento? Lo que yo tengo es auténtica preocupación por las personas que deforman a conveniencia su propia fe en lugar de aceptarla respetuosamente como el mismo Cristo nos la ha confiado. Esto no trae ninguna solución. En el siglo IV, a raíz de la herejía de los arrianos, se decía que de la noche a la mañana, la Iglesia se había vuelto arriana. Pero eso no quedó así. Se convirtió en católica de nuevo. Y por eso, por hostiles que sean los números, no me asustan. Debo decir que simplemente debemos preguntarnos lo que Dios quiere.
Y la Iglesia sabe desde hace 2.000 años que lo que Dios ha unido el hombre no lo puede separar. Otra cuestión diferente es la de si todos los matrimonios son realmente válidos. Si debería haber criterios nuevos que permitieran dictaminar si un matrimonio no ha tenido lugar realmente y no es válido. Pero esa es otra cuestión. Ahí no se trata de la admisión de los divorciados vueltos a casar a la Santa Comunión.

Su Eminencia, mañana cumple 80 años. ¿Presentará su renuncia al Papa o pedirá que deje que se jubile? La cuestión de la sucesión está abierta, y yo ni siquiera querría abrir este barril, a menos que tenga una preferencia que desee decirnos. Pero mirando hacia atrás, hacia los 25 años de Colonia se puede preguntar, ¿qué le ha impresionado más durante estos años de su tiempo obispado?

Voy a enfrentarme permanentemente con esas preguntas. Pero para empezar, todo lo referente a mi sucesor como arzobispo de Colonia lo llevo a mi oración personal diaria. Pero con la gente, incluso con mis colaboradores más cercanos, no hablo de ello. Así que comprenderá que, por supuesto, no voy a charlar de ello con usted, siendo periodista de Deutschlandfunk.
Pero lo que más me ha impresionado en estos 25 años de mi servicio como Arzobispo de Colonia es, con diferencia, la lealtad y fortaleza de la fe de nuestros sacerdotes que están dispuestos, en situaciones difíciles, a tomar sobre sí un nuevo concepto de la cura de almas, motivado por la escasez de vocaciones, y están recorriendo en esto un territorio inexplorado. Lo que me conmueve positivamente una y otra vez en nuestros sacerdotes, diáconos y miembros del personal que tiene a cargo el cuidado de las almas, es la fuerza de su fe y la alegría en la fe, a pesar de las permanentes noticias negativas de los medios, o como se han hecho escuchar aquí también, en su entrevista. Que no se resignen interiormente, eso es un milagro.

¿Tiene usted un deseo para la Navidad y el futuro?

Sí, de hecho varios deseos, pero mi deseo principal para la Navidad y el futuro es que el gozo de Dios –que es nuestra fuerza, como el Santo Padre subrayó en su carta apostólica–, que el gozo de Dios nos ayude de manera efectiva a la remodelación del mundo. Y esa es la única fuerza que bastará para que la Iglesia cumpla su misión, aunque contemos con menos impuestos eclesiásticos, o lo que sea. Y no sólo a duras penas, sino incluso también con un poco de pompa y circunstancia.

Este ha sido el cardenal Joachim Meissner, arzobispo de Colonia , aquí en la Navidad de Alemania radio. Muchas gracias por la entrevista , Sr. Cardenal.

Muy bien. Les deseo lo mejor y que celebren una feliz Navidad.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Un pequeño y pobre homenaje al padre Jorge Loring

Hoy, día de navidad, ha muerto el padre Jorge Loring, para mi uno de los mejores predicadores de nuestro tiempo. En esta época donde en la Iglesia se habla de emprender una nueva evangelización, el padre Loring es un buen ejemplo de lo que es la difusión y defensa de la fe. La cantidad de conferencias, seminarios, videos y libros, su incansable labor divulgadora le ha convertido en un verdadero nuevo apostol de las gentes.

Ha muerto a la edad de 92 años. Les dejo un video de una de sus conferencias, sobre la sabana santa, en ella tenía 90 años, para que vean que lucidez, vitalidad, elocuencia y sabiduría la de este hombre y a esa edad. Increíble. Como dice el dicho popular, "genio y figura hasta la sepultura"





Pido una oración por su alma, para que este ya en el cielo y pueda interceder por nosotros. Se lo merece sobre todo una persona que tanto se preocupo por la salvacion de las almas de los difuntos.
Descanse en paz.

martes, 15 de octubre de 2013

¡Dad gracias al Señor,...!


El evangelio de este domingo pasado (Lc 17, 1-19), nos ha venido a recordar el valor inmenso del agradecimiento. Recordándolo muy brevemente: 10 leprosos acuden a Jesús para que, conociendo su fama de sanador, tuviese misericordia de ellos y los curase de su terrible enfermedad. Jesús tiene compasión de ellos y al despedirlos quedan limpios. Al darse cuenta que estan sanados, tan sólo uno de ellos, precisamente el samaritano, el considerado extranjero y hereje, vuelve para darle las gracias a Jesús. Y ante este gesto de justicia, reconocimiento y fidelidad,...de amor, Jesús le dice: "Levántate, vete: tu fe te ha salvado". En ese momento se realiza el segundo milagro, el gran milagro. Los otros 9 quedaron curados de su enfermedad corporal, curación temporal ya que volverían a enfermar o la fragilidad corporal los llevaría a la muerte, como todos los humanos. Pero la gratitud del samaritano le permitió alcanzar la salvación, es decir la vida eterna. Cristo le concedió la sanación del alma, la limpieza del pecado.

Sobre el valor de la gratitud, en la misa se produce un dialogo precioso entre el sacerdote y el pueblo cristiano, que es aclarador y definitivo. En un momento el sacerdote levanta los brazos y se dirige a nosotros diciendo:
"-levantemos el corazón"
Y todos respondemos:
"-lo tenemos levantado hacia el Señor"

-"Demos gracias al Señor"
-"Es justo y necesario"
-"En verdad es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar"

Lo que declaramos es sumamente definitorio: dar gracias a Dios, no es que sea algo opcional, si no que es un deber, y no sólo de forma puntual cuando nos sentimos tocados por Dios, si no siempre y en todo lugar. Porque de ello depende nuestra salvación.

La gran objeción podría ser ¿por qué debemos dar siempre gracias a Dios, cuando la suerte nos es adversa, cuando parece que Dios no nos escucha, que todo nos sale mal?
Si te haces estas preguntas es que no te has dado cuenta de todo lo que te ha dado Dios, cosas esenciales pero no vistosas (así suele trabajar Dios), como es la vida que te se ha sido concedida gratuitamente sin que tú hicieses nada, el hecho de ser cristiano, de poder disfrutar del conocimiento de la amistad y el amor de Dios es porque el mismo Jesús, al igual que a los apóstoles, te ha llamado personalmente. Si te pones a pensar todo es gracia, todo proviene de Dios.

Os dejo dos vídeos para reflexionar sobre el valor de lo que tenemos y la gratitud.

El primero es un extracto de un texto de Facundo Cabral.




El segundo es sobre una joven (Lizzi Velasques) que sufre un extraño síndrome que la impide engordar y tiene un aspecto calavérico. Parecería que tendría motivos más que suficientes para quejarse ante Dios. Pero todo lo contrario, dá las gracias publicamente por todo lo bueno que Dios le ha dado, sobre todo creo yo es el espíritu de lucha y superación.

Ésta es la transcripción al español de su testimonio, ya que el video está en inglés sin subtítulos:

"Estaba en casa, sentada ante el ordenador oyendo música en Youtube, y me di cuenta de que en la parte de la derecha, en los relacionados, había una foto que me resultó muy, muy familiar. Así que hice clic, sin saber que haciendo ese clic mi vida iba a cambiar completamente. Lo primero que vi fue mi imagen de cuando yo tenía once años, y el título de este vídeo era La mujer más fea."

"¡Imaginen lo que es estar oyendo música tranquilamente y de repente encontrarse con tu propia foto y verte catalogada como la mujer más fea del mundo! Piensen cómo te puede hacer sentir eso. Imaginen luego que, después de ver ese terrible, terrible vídeo, ves que cuatro millones de personas lo ha visto. ¡Cuatro millones! Me sentí como si alguien me hubiese puesto ante la pantalla y me golpease una y otra vez, una y otra vez."

"Seguí bajando por la pantalla y vi que había miles y miles y miles de comentarios. Me puse a leerlos uno tras otro. Y ¡ninguno! era positivo. ¡Ninguno! Estos comentarios me decían que le hiciese al mundo el favor de cortarme la cabeza, que saliese de casa con una bolsa en la cabeza porque si no la gente que viese mi casa se volvería ciega, otros me daban consejos sobre cómo suicidarme...".

"Yo estaba en el instituto cuando vi esto. El vídeo me representaba cuando yo tenía once años, y eso se decía en el vídeo. Y yo no podía comprender cómo alguien, fuese cual fuese su edad, podía hacer esto, decir cosas tan, tan terribles, sin saber si alguna vez esa persona las iba a ver. Lloré hasta dejarme los ojos leyendo esos comentarios."

"Mis lágrimas se transformaron después en rabia. Me lavé la cara, me puse ante el teclado, y quería responder a todos y cada uno de los mensajes. No sabía qué iba a decirles, pero quería hacerles sentir mal, hacerles sentir mal por poner mi rostro en la pantalla y decir todas esas cosas horribles de alguien a quien ni siquiera conocían".

"Pero luego me detuve y me di cuenta de que eso no valía para nada. ¿Qué ganaba con ponerme a su nivel? ¡Nada! Era empezar una batalla inacabable para no ganar nada. Así que no lo hice, y pasé un tiempo muy duro. Un tiempo muy duro, no les voy a mentir. Pero una tenue voz en mi cabeza, que yo sé que era Dios, me dijo: Déjalo pasar. Y es lo que hice. Fue muy duro para mí, muy difícil. Se lo dije a mis padres, que estaban en el jardín, y me dijeron: Sigue siendo tú misma. Y es lo que hice."

"Seguí yendo al instituto, donde todo era maravilloso a pesar de este vídeo. Me gustaba encontrarme con la gente, me gustaba empezar cada día. Mi relación con Dios era mejor que nunca".

"Dios, Tú me hiciste la mujer que soy por una razón. Tú me diste todas las luchas durante mi crecimiento para hacerme más fuerte. Tú me hiciste parecer diferente para que yo pueda ver una belleza que no es la que definen los medios de comunicación. Dios está actuando a través de mí para ayudarme a decirles algo".

"Pero la única forma que tengo para cumplirlo, para continuar con ello el resto de mi vida, es mi fe, mi familia y mis amigos. La fe es lo primero en mi vida. Cuando pienso que Dios me dio el síndrome, antes lo veía como un cartel que decía Maldición, ahora veo lo que Dios me dio como un cartel sonriente y brillante que pone Bendición. Y siempre lo veré como una bendición."

"Todos los porqués que me he preguntado, todos los "por qué yo", "por qué me hiciste esto a mí", tienen una respuesta. Y he aprendido a dejar de preguntarme por qué. Porque sé que Dios hace todo absolutamente todo por una razón, y tienes que rendirte y aceptarlo porque es Su voluntad, lo veas o no lo veas. ¡A veces te sorprendes tanto y dices: Gracias, Dios!"

"Cada vez que hago algo, lo hago entusiasmada, porque sé que Dios va a estar ahí para ayudarme, para levantarme cuando me caiga y para elevarme aún más alto. Y les voy a decir ahora, que si dejan de preguntarse por qué, y empiezan a decir "¡Gracias, Dios!", obtendrán todas las respuestas."

"Gracias por acogerme, por escuchar mi mensaje, y espero, espero de verdad, que sepan que Dios les puso aquí por una razón y quiere que compartan esa razón, sea cual sea".



P.S.: Agradecer a Ximena por darme a conocer el texto de Facundo Cabral. El segundo video está tomado del portal de internet "religion en libertad"

jueves, 10 de octubre de 2013

El Perdón: el gran regalo del Amor

Dos videos con una conferencia del padre Juan Jaime Escobar sobre el perdón.
Es un poco larga, pero esta dividida en dos partes, que se pueden ver una un día, y la otra al día siguiente, pero merece mucha la pena. Tiene un mensaje muy potente, muy completa e instructiva.
Quizás peque de un exceso de teatralidad, que la hace divertida, pero a la vez parece que quita importancia o valor a lo que esta transmitiendo.
También indicar una incorrección que puede producir una falsa idea sobre Dios en el oyente, y es que en un momento de la conferencia dice, y repite, que Dios no es justo. Esto no es realmente así, la justicia es buena, y por lo tanto Dios es justo, no injusto, lo que ocurre es que en Dios el amor está por encima de la justicia.
Aún así es muy recomendable dedicarle un tiempo para escucharla detenidamente y reflexionar sobre ello.


 


 

Acabo con una pequeña historia, que leí hace unos días en la red, sobre santa Faustina Kowalska (divulgadora de la devoción a la divina Misericordia por mandato expreso de Jesús), donde se deja ver la clase de perdón que Dios nos da, y que quiere que nosotros también demos a nuestros hermanos.

Llevaba Santa Faustina unos días algo inquieta por unas visiones que tenía. Dudando de si eran de Dios o, al contrario, eran provocadas por el demonio para confundirla, lo habló con su confesor. Éste, que era una persona muy espiritual como después se demostró, le dijo: “La próxima vez que veas la visión pregúntale cuál fue el último pecado que te perdonó Dios”.

Así lo hizo Santa Faustina y en la próxima ocasión que tuvo dijo a la visión: “¿Cuál es el último pecado que me perdonó Dios?” Y la visión respondió: “No me acuerdo”.
Volvió la Santa al confesor y le contó la respuesta recibida, a lo que este dijo: “Verdaderamente es Dios a quién ves”.


P.S.: Gracias a Elisabeth por enviarme estos videos.


martes, 1 de octubre de 2013

Por favor, recuerden esta fecha: 5 de octubre

Es para mi una alegría el poder anunciarles y también invitarles al acto que tendrá lugar el próximo sábado 5 de octubre a las 14:30 horas en el Maternus Altenzentrum.
Es el primer evento organizado por el grupo de oración de “Unidos en la Fe”, en él tendremos la suerte y el honor de contar con el padre José Tomás Thannikot que nos impartirá un seminario y posteriormente celebrará con todos nosotros la santa Misa.
El padre Thannikot es un sacerdote indio, concretamente procede de la región de Kerala, en el sur de la India. Su compromiso evangelizador le ha llevado a muchos países del mundo dando seminarios y ejercicios espirituales. Desde el 2001 visita una vez al año Alemania donde lleva a cabo este apostolado. Tenemos que agradecerle al padre el que nos haya hecho un hueco en su agenda para aceptar nuestra invitación y poder venir a Colonia a impartirnos este seminario. Tenemos la suerte de que el padre sabe español, ya que estuvo durante 3 años en la República Dominicana ejerciendo su sacerdocio, precisamente allí es donde conoció la Renovación Carismática, que le ha influenciado en su misión evangelizadora.

Podemos decir que en sus intervenciones no sigue un esquema muy rígido, si no que se deja influir por el Espíritu Santo que le inspira que decir en cada momento, pero siempre utilizando la palabra de Dios como herramienta para acercar a los oyentes a Jesucristo y a su Iglesia.


El acto es totalmente gratuito, pero hemos pensado en recoger un donativo para costearle el viaje de regreso a Múnich, ya que tan amablemente se ha ofrecido para celebrar esta jornada con nosotros de forma desinteresada. Por supuesto es algo voluntario, y como dice san Pablo ”que cada uno dé según determine en su corazón” (II Cor 9: 7)
Los datos del encuentro son:
Sábado 5 de octubre. 14:30 h.
MATERNUS ALTENZENTRUM
Brückenstr  21 ,
50996 Rodenkirchen - Köln
Por último pedirles que por favor difundan esta invitación a todas las personas que crean que están interesadas, y por todos los medios que puedan, desde el “boca a boca” hasta las redes sociales: cuélguenlo en Facebook, twiter,... Sería interesante que esta oportunidad única la pueda aprovechar el máximo de personas posible.

domingo, 28 de julio de 2013

La fuerza de la oracion

Hoy, domingo 28 de julio, donde las lecturas de la misa nos hablaban de la oracion. Donde el mismo Jesús nos invita a pedir al Padre con confianza e insistencia. Les dejo un video sobre Antonia Cabrera, de 16 años, natural de Santiago de Chile. Esta chica, el 28 de abril de 2012, sufrió un derrame cerebral que le indujo a estar en coma durante dos semanas. Su pronóstico, segun la medicina, era morir, o en el mejor de los casos, quedar vegetal.

Dos días después veía la luz May Feelings, una red social dedicada a poner en contacto a personas a traves de peticiones y rezos. Otros dos días después, el 2 de mayo, la usuaria @Bernadita12 publicó uno de las primeras peticiones (prays) que hasta la fecha ha sido una de las más rezadas de May Feelings. "Por Antonia Cabrera, niña de 15 años quien se encuentra internada en la UTI porque le vino un derrame cerebral, la hemorragia no ha parado durante 3 días. Doctores no ven la cura absoluta. Se piden rezos por familiares y su salvación. LOS MILAGROS EXISTEN".
Este vídeo cuenta la conmovedora experiencia de Antonia y la eficacia de la oración.





Una de las cosas que más me han chocado es que Antonia no conoce a la persona que hizo la peticion por ella, y seguro que tampoco a las miles de personas que han dedicado parte de su tiempo a rezar por ella. Es lo maravilloso del amor, el dar algo de lo que tienes (tu tiempo, tu fe,...), a cambio de nada, .... o a cambio de mucho, como es el poder devolver la vida a una persona.


sábado, 13 de julio de 2013

La fe mueve montañas



El loco de la catedral


Ejemplo del típico Quijote español.

martes, 26 de marzo de 2013

Fiesta de solidaridad de Unidos en la Fe. 2013


Poco a poco se va haciendo realidad y ya casi una tradición la fiesta de solidaridad que organiza el grupo en la Mision. Como siempre estará destinada a una organización que ayuda a niños en algún pais en vías de desarrollo. Este año le corresponde Cenit de Ecuador.

Abajo teneis los carteles anunciadores del evento, y ya podeis reservar el día 21 de abril para poder asistir.

También recordar, que si alguien lee este anuncio y quiere colaborar con alguna donación o con su tiempo, puede hacerlo poniendose en contacto con nosotros (en el cartel tienen telefonos y correo electrónico. Si se pincha en la imagen se ve más grande)


sábado, 23 de marzo de 2013

Santa Teresita del Niño Jesús (y III) Doctora del Amor


Como ya dijimos en el primer artículo (aquí), santa Teresita es una de los pocos doctores que tiene la Iglesia, honor obtenido por las enseñanzas y doctrinas que consiguen profundizar y explicar fielmente alguna de las partes de la fe católica. Todos los doctores tienen un título que muestra esa parte de la doctrina que han iluminado, así san Agustín es "Doctor de la Gracia" o san Antonio de Padua "Doctor Evangelico", así santa Teresita es "Doctor amoris", es decir doctora del amor, por comprender la transcendencia del amor divino.




En este fragmento de "Historia de un Alma" se puede atisbar lo que ardía en el corazón de Teresa:

"Ser tu esposa, Jesús, ser carmelita, ser por mi unión contigo madre de almas, debería bastarme... Pero no es así... Ciertamente, estos tres privilegios constituyen la esencia de mi vocación: carmelita, esposa y madre.

Sin embargo, siento en mi interior otras vocaciones: siento en mí la vocación de guerrero, de sacerdote, de apóstol, de doctor, de mártir. En una palabra, siento la necesidad, el deseo de realizar por ti, Jesús, todas las obras más heroicas... Siento en mi alma el valor de un cruzado, de un zuavo pontificio. Quisiera morir por la defensa de la Iglesia en un campo de batalla...

Siento en mí la vocación de sacerdote. ¡Con qué amor, Jesús, te llevaría en mis manos cuando, al conjuro de mi voz, bajaras del cielo...! ¡Con qué amor te entregaría a las almas...! Pero, ¡ay!, aun deseando ser sacerdote, admiro y envidio la humildad de san Francisco de Asís y siento en mí la vocación de imitarle renunciando a la sublime dignidad del sacerdocio.

¡Oh, Jesús, amor mío, mi vida...! ¿cómo conciliar estos contrastes? ¿Cómo convertir en realidad los deseos de mi pobre y pequeña alma?

Sí, a pesar de mi pequeñez, quisiera iluminar a las almas como los profetas y como los doctores.

Tengo vocación de apóstol... Quisiera recorrer la tierra, predicar tu nombre y plantar tu  Cruz gloriosa en suelo infiel. Pero Amado mío, una sola misión no sería suficiente para mí. Quisiera anunciar el Evangelio al mismo tiempo en las cinco partes del mundo, y hasta en las islas más remotas... Quisiera ser misionero no sólo durante algunos años, sino que quisiera haberlo sido desde la creación del mundo y serlo hasta la consumación de los siglos...

Pero quisiera, por encima de todo, amado Salvador mío, quisiera derramar por ti mi sangre hasta la última gota...

El martirio, he ahí el sueño de mi juventud. Un sueño que ha ido creciendo conmigo en los claustros del Carmelo... Pero siento que también este sueño mío es una locura, pues no puedo limitarme a desear una sola clase de martirio... Para quedar satisfecha, los necesitaría todos...

Como tú, adorado Esposo mío, quisiera ser flagelada y crucificada... Quisiera morir desollada, como san Bartolomé... Quisiera ser sumergida, como san Juan, en aceite hirviendo... Quisiera sufrir todos los suplicios infligidos a los mártires... Con santa Inés y santa Cecilia, quisiera presentar mi cuello a la espada, y como Juana de Arco, mi hermana querida, quisiera susurrar tu nombre en la hoguera, Jesús... Al pensar en los tormentos que serán el lote de los cristianos en tiempos del anticristo, siento que mi corazón se estremece de alegría y quisera que esos tormentos estuviesen reservados para mí... Jesús, Jesús, si quisera poner por escrito todos mis deseos, necesitaría que me prestaras tu libro de la vida: allí estan consignadas las hazañas de todos los santos, y esas hazañas quisiera haberlas realizado yo por ti...

Jesús mío, ¿y tú que responderás a todas  mis locuras...? ¿Existe acaso un alma más pequeña y más impotente que la mía...? Sin embargo, Señor, precisamente a causa de mi debilidad, tú has querido colmar mis pequeños deseos infantliles, y hoy quieres colmar otros deseos míos más grandes que el universo...

Como estos mis deseos me hacían sufrir durante la oración un verdadero martirio, abrí las cartas de san Pablo con el fin de buscar una respuesta. Y mis ojos se encontraron con los capítulos XII y XIII de la primera carta a los Corintios...

Alli leí en el primero, que no todos pueden ser apóstoles, o  profetas, o doctores, etc...; que la Iglesia está compuesta de diferentes miembros, y que el ojo no puede ser al mismo tiempo mano.

...La respuesta estaba clara, pero no colmaba mis deseos ni me daba la paz...

Seguí leyendo, sin desanimarme, y esta frase me reconfortó: "Ambicionad los carismas más perfectos. Y aún os voy a mostrar un camino excepcional". Y el apóstol va explicando cómo todos los carismas más perfectos no son nada sin el Amor... Y que la caridad es ese camino excepcional que conduce con seguridad a Dios.

Podía, por fin, descansar... Al mirar el cuerpo místico de la Iglesia, yo no me había reconocido en ninguno de los mienbros descritos por san Pablo; o, mejor dicho, quería reconocerme en todos ellos...

La caridad me dio la clave de mi vocación. Comprendí que si la Iglesia tenía un cuerpo, compuesto de diferentes miembros, no podía faltarle el más necesario, el más noble de todos ellos. Comprendí que la Iglesia tenía un corazón, y que ese corazón estaba ardiendo de Amor. Comprendí que sólo el Amor hacía actuar a los miembros de la Iglesia; que si el Amor llegaba a apagarse, los apóstoles ya no anunciarían el Evangelio y los mártires se negarían a derramar su sangre...

Comprendí que el Amor encerraba en si todas las vocaciones, que el Amor lo era todo, que el Amor abarcaba todos los tiempos y lugares... En una palabra, ¡que el Amor es eterno...!

Entonces, en el colmo de mi alegría delirante, exclamé: Jesús, Amor mío..., al fin he encontrado mi vocación ¡Mi vocación es el Amor....!

Sí, he encontrado mi puesto en la Iglesia, y ese puesto, Dios mio, eres tú quien me lo ha dado... En el corazón de la Iglesia, mi Madre, yo seré el Amor.... Así lo seré todo... ¡¡¡Así mi sueño se verá hecho realidad...!!!"




sábado, 2 de marzo de 2013

Una mirada atrás


Este martes se ha dado una curiosa coincidencia en el blog. A parte de ser el día de hacerse efectiva la renuncia del papa al ministerio de sucesor de san Pedro, al escribir sobre ese tema cree la entrada número 100, además de coindicir con que el marcador de visitas indicase que el número de personas que han entrado al blog desde su comienzo (?) ha sido de 10.000.
Esto me ha provocado que echase la vista atrás para que ver que ha sido la historia del blog. Me parece que fue ayer, pero ya han transcurrido casi 3 años y medio desde su primera entrada: ¿Por qué nace este blog?
El blog ha cambiado como también ha cambiado su redactor. Han cambiado sus objetivos, la visión sobre el mundo y la Iglesia (no sé si a mejor a peor), como también mi propia visión como cristiano, más realista y autocrítica conmigo mismo.

He vuelto a leer entradas que me han emocionado y que me han parecido muy buenas (casi siempre copiadas de otros sitios), y otras que me parecen intranscendentes después de cuando se escribieron.

Curioseando, se puede comentar que las 10.000 visitas han provenido de 54 países diferentes, como es previsible la mayoría procede de Alemania, país de origen del blog, y donde tiene la mayoría de seguidores fijos. Pero también, gracias a la universalidad de internet, tenemos muchos lectores en paises hispanos (incluso en el contador de blogger tenemos más lectores de México que de Alemania). A parte de lo pintoresco y exótico de algunos visitantes, me alegra profundamente las muchas visitas provenientes de Estados Unidos, cuyo lengua oficial es el inglés pero que posee muchos inmigrantes o de origen hispano que todavía mantienen su lengua original viva.

También puedo comentar que muchas de las conexiones proceden de la página web de la Misión católica de lengua española de Colonia-Bonn, por lo que es muy de agradecer que nos tengan enlazados en la página web.

De las entradas, me llama la atención, que la más vista es la de Jesús y la oración, no por el tema, si no porqué saca una distancia superior al doble a la segunda (El logotipo del grupo)

Espero que las próximas 100 entradas sirvan para acercar más los lectores a Jesucristo, fuente de nuestra salvación. Único objetivo por el que merece la pena el esfuerzo de buscar materiales y escribir para mantener vivo este blog.

Para terminar les dejo una conferencia de Juan Manuel Cotelo (director de La Última Cima) sobre los medios de comunicación y la nueva evangelización, donde a mí me ha sugerido unas interesantes reflexiones.



 

jueves, 28 de febrero de 2013

¡Gracias Benedicto!


"Así también vosotros estáis ahora tristes; pero yo os veré otra vez, y vuestro corazón se alegrará, y ya nadie os quitará vuestra alegría" Jn 16: 22.

Hoy, a las 20:00 horas Benedicto XVI dejará sus responsabilidades como obispo de Roma. Aceptando la volundad de Dios, se retira del poder para permitir la llegada de un siguiente potífice con mayor energía para afrontar los grandes retos, porque como el mismo se refirió el día de su coronación como papa, el es "un simple y humilde trabajador de la viña del Señor". Y hoy el Señor quiere que se dedique a otra misión fundamental, que es rezar por la Iglesia, porque lo importante no es el papa como persona, ni el resto de cristianos de forma independiente, si no lo verdaderamente importante es la Iglesia, como comunión de todos los cristianos con nuestro Señor Jesuscristo, nuestro Dios y rey, la verdadera cabeza de la Iglesia, el sumo y eterno Pontífice y quien dirige los destinos de la Iglesia en la tierra a través de su vicario.



 Con el tiempo se podrá ponderar adecuadamente la importancia de Ratzinger para la Iglesia moderna, si uno analiza la historia de la Iglesia en los últimos tiempos es difícil no encontrarse con su nombre en todos los momentos estelares: desde el Concilio Ecuménico Vaticano II, donde participó como asesor teológico del arzobispo de Colonia, Frings, una de las figuras más influyentes en el devenir del Concilio, pasando por ser cardenal y arzobispo de Múnich y Freising, seguramente la diócesis más importante de Alemania. En 1983 fue nombrado por Juan Pablo II como prefecto de la Congragación para la defensa de la Fe, uno de los puestos claves para la defensa de la ortodoxia de la Fe. Fue el responsable del nuevo catecismo de la Iglesia católica. Entre sus altas responsabilidades estaba la de aclarar todos los puntos conflictivos alrededor de la doctrina católica, entre ellos la influyente teología de la liberación. Durante los últimos años de Juan Pablo II  se convirtió en su hombre de confianza y mano derecha. Todos los obispos y cardenales cuando cumplen 75 años deben presentar su carta de renuncia al papa, para que acepte su jubilación. En el caso de Ratzinger, cuando cumplió los 75 años, la leyenda cuenta que Juan Pablo II le dijo: "no hace faltes que escribas la carta, usted no se marcha mientras yo sea papa". Durante los últimos años del pontificado anterior y los primeros del suyo tuvo que afrontar energicamente los escándalos de abusos y pederastia de sacerdotes y obispos dentro de la Iglesia. Quedarán como señales de su papado su ecumenismo (acercamiento a ortodoxos, anglicanos y lefebrianos), la dignificación de la liturgia y anclar las reformas postconciliares con la tradición milenaria de la Iglesia (hermeneutica de la continuidad). Sin entrar en la labor como teólogo que es prácticamente desconocida para todos. Seguramente nos falte todavía tiempo para poder ver con perspectiva la grandeza de este papa, que hoy se aparta pero para estar a nuestro lado al servicio de la Iglesia.
  
Quizas ya no volvamos a ver lo hasta después de nuestra muerte, compartiendo la gloria de Dios Padre.


Gracias Benedicto. Siervo de los Siervos de Dios.

ORA PRO NOBIS.


Ultima audiencia pública del papa y despedida de las gentes. Merece la pena leerlo. Aquí

sábado, 23 de febrero de 2013

Santa Teresita del Niño Jesús (II) Historia de un Alma


Tenía pendiente una deuda desde hace tiempo, y es que escribí un primer artículo sobre santa Teresa de Liseux que deje incompleto, a falta de una segunda parte que entrara un poco más en detalle del pensamiento de esta santa. Para saldar esta deuda redactaré dos.


La producción literaria de esta santa es muy escasa, se han recopilado las cartas que escribía para comunicasrse con el exterior, algunas poesías, alguna obrilla de teatro menor y un libro "Historia de un Alma", que realmente no se concibió como un libro, si no que es la recopilación de 3 cuadernos escritos en el convento de Liseux. Sus hermanas que se encontraban con ella en el convento nos han dejado su testimonio de como se originó el libro.

Su hermana mayor María: "Una noche de invierno, después de Maitines, estábamos calentándonos sor Genoveva, nuestra Reverenda Madre priora Inés de Jesús y yo, reunidas con Sor Teresa. [las cuatro hermanas de carne]. Sor Teresa nos contó dos o tres anécdotas de su niñez. Entonces yo le dije a nuestra madre priora, Inés de Jesús: "¿Cómo es posible que le permitas componer pequeñas poesías para complacer a unas y a otras, y que no escriba para nosotras algo de sus recuerdos de la infancia? Ya lo verás, es un ángel que no vivirá mucho tiempo en la tierra, y entonces habremos perdido todos esos detalles tan interesantes para nosotras". En un primer momento nuestra Madre vaciló, pero luego, ante nuestra insistencia, dijo a la Sierva de Dios que le gustaría que para el día de su santo le entregara el relato de su infancia" (Manuscrito A) (Esto fue a comienzos de 1895)

Su hermana Sor Genoveva nos aclara: "No tenía ningún plan prefijado cuando comenzó el manuscrito. Lo escribió únicamente por obediencia, esforzándose no obstante por narrar algunos hechos especiales para cada uno de los miembros de su familia, con el fin de dar gusto a todos con este relato de los recuerdos de su juventud. Su manuscrito era, en efecto, un "recuerdo de familia", destinado exclusivamente a sus hermanas. Esto explica la espontaneidad familiar con que fue escrito, así como ciertos detalles infantiles ante los que su pluma habría retrocedido si hubiera previsto que este escrito iba a salir del círculo de sus hermanas. Escribía únicamente a ratos sueltos, durante los escasos momentos libres que le dejaban la Regla y sus ocupaciones con las novicias. No hizo borrador alguno, escribía a vuela pluma, y sin embargo el manuscrito no contiene tachaduras."

Su hermana sor Inés de Jesús (Paulina): "La Sieva de Dios puso manos a la obra por obediencia, pues yo era entonces su madre priora. Escribió únicamente durane sus ratos libres, y me entregó el cuaderno el 20 de enero de 1896, para mi santo. Yo estaba en la oración de la tarde. Al pasar para dirigirse a su sitio, sor Teresa del Niño Jesús se arrodilló y me entregó aquel tesoro. Yo le contesté con una simple señal de cabeza y dejé el manuscrito en mi asiento, sin abrirlo. No me tomé tiempo para leerlo hasta desués de las elecciones de este mismo año, en la primavera. Y observé la virtud de la Sieva de Dios, pues, una vez cumplido su acto de obediencia, no volvió a preocuparse más del asunto, ni me preguntó nunca si había leído su cuaderno o qué pensaba de él. Un día le dije que no había tenido tiempo de leer nada, y no mostró el menor disgusto

"Su relato me pareció incompleto. Sor Teresa del Niño Jesús había insistido sobre todo en su infancia y en su primera juventud, como yo le había pedido; su vida religiosa quedaba apenas esbozada..."

"Pensé que era una verdadera lástima que no hubiera escrito con la misma amplitud lo referente a su vida en el Carmelo, pero en aquellas fechas yo había ya dejado de ser priora y la madre María de Gonzaga había vuelto a ocupar este cargo. Me imaginaba que ella no iba a prestar a este escrito el mismo interés que yo, y no me atreví a decirle nada. Pero, finalmente, cuando vi que sor Teresa del Niño Jesús se había puesto muy enferma, decidí intentar lo imposible. La noche del 2 de junio de 1897, cuatro meses antes de la muerte de sor Teresa, hacia medianoche, fui a ver a nuestra madre priora. "Madre, le dije, no puedo irme a dormir sin antes confiarle un secreto. Siendo yo priora, sor Teresa escribió para mí, por complacerme y por obediencia, algunos recuerdos de su infancia. Los he vuelto a leer el otro día. Son bonitos, pero no creo que usted pueda sacar de ahí gran cosa que le sirva para escribir su circular después de su muerte, pues no hay en ellos casi nada sobre su vida religiosa. Si usted se lo mandase, podría escribir algo más serio, y no me cabe duda de que lo que usted obtenga va a ser incomparablemente mejor que lo que tengo yo". Dios bendijo mi gestión, y a la mañana siguiente nuestra Madre ordenó a sor Teresa del Niño Jesús que continuase su relato" (Manuscrito C)

Finalmente el manuscrito B lo escribío la santa a petición de su hermana María: "Finalmente, yo misma le pedí, durante sus últimos ejercicios (1896), que me pusiera por escrito lo que yo llamaba su doctrinita. Así lo hizo, y cuando se imprimió la "Historia de su vida", se añadieron estas páginas, como una tercera parte"

Izq. María Gonzaga y sor Genoveva, centro sor María y sor Ines, drcha. santa Teresa



Estos tres cuadernos que en principio se escribieron para uso interno del convento (m. A como recuerdos familiares, el m. B explicando su doctrina a su hermana, y el m. C para escribir la circular necrológica a su muerte), al fina de su vida Teresa los vió como parte fundamental de su legado para las almas en la tierra, y así recoge sor Inés en sus últimas conversaciones: "En su lecho de muerte, daba gran importancia a esta publicación y veía en ella un medio de apostolado. Un día me dijo con gran aplomo: Después de mi muerte, habrá que publicar el manuscrito sin demora. Si lo retrasas, y si cometes la imprudencia de hablarle a alguien, excepto a nuestra Madre, el demonio te tenderá mil trampas para impedir esta publicación, que sin embargo es muy importante. Pero si haces todo lo que está en tus manos para que nadie la entorpezca, entonces no tengas miedo a los obstáculos que puedas encontrar. En mi misión, como en la de Juana de Arco, "la voluntad de Dios se cumplirá, a pesar de las envidias de los hombres". 
-Entonces, ¿crees que con ese manuscrito harás bien a las almas?
-Sí, es un medio del que Dios se servirá para escucharme. Hará bien a toda clase de almas, excepto a las que vayan por caminos extraordinarios"


Sor Inés se puso manos a la obra y justo un año después de la muerte de Teresa salió a la luz el libro con el título de "Historia de un Alma", y con ello la lluvia de bendiciones de Dios a través de su sierva.

No es muy complicado poder encontrar esta obra en internet. Para los que les cuesta leer en la pantalla del ordenador, les dejo un audio con el libro en una versión algo más reducida, pero suficientemente amplia.


 


lunes, 11 de febrero de 2013

Sobre la renuncia de Benedicto XVI


Tengo que reconocer que esta mañana al levantarme y enterarme de la noticia sobre la renuncia de Benedicto XVI como el Vicario de Cristo en la tierra, no podía dar crédito a lo que leía, lo primero que pensé fue que era un error del portal electrónico, ya que era imposible que fuera una broma. Cuando se fue confirmando la noticia caí como en un estado de shock.

A decir verdad, la noticia no me ha gustado nada, pienso que Benedicto es y ha sido un gran papa, con una gran formación doctrinal y teológica y con una gran experiencia en la vida de la Iglesia, pero sobre todo por ser un gran conocedor de la realidad que vive actualmente el mundo y en concreto la Cristiandad. Nunca ha ocultado los problemas que ha tenido la Iglesia y ha actuado con decisión para atajarlos (me acuerdo en estos momentos de los terribles casos de pederastia). Sinceramente creía (o quizás mejor quería) que iba a aguantar en su puesto hasta el final de su vida.



Tan sólo he conocido dos papas en mi vida: Juan Pablo II y Benedicto XVI. De Juan Pablo II tengo conciencia de su labor como papa al final de su vida. No he leido ningún documento de su magisterio (y de tampoco no magisteriales), como creo que la inmensa mayoría de los católicos. Pero sé que atraía a grandes masas para escucharle, allí donde iba se reunían multitudes que le querían. Según casi todos fue un gran papa, que tomo decisiones importantes en momentos de la historia cruciales. Pero a parte de esta visión superficial de su apostolado, lo que me llegó espiritualmente fueron sus últimos años de vida, como un hombre pleno físicamente, gran deportista, con gran vitalidad, al final de su vida su salud se fue deteriorando hasta ofrecernos esas imágenes de un hombre débil y prácticamente derrotado por la enfermedad. Pero como aparte de esta fragilidad nunca renunció, si no que permaneció al frente de la Iglesia. Seguramente no podría dirigirla físicamente, y las decisiones las tendrían que tomar sus colaboradores directos, pero su ejemplo de esfuerzo y de amor hacia los fieles hasta el final me dejo una huella mayor que todas sus encíclicas y cartas pastorales juntas. Yo veía la grandeza de Dios no en las grandes concentraciones de masas, ni en los grandes discursos, si no en ese hombre machacado por la enfermedad que era el representante de Cristo en la tierra, el portador de su mensaje en su propia persona, mensaje de amar y dar la vida por los demás hasta el final, de aceptacion de la propia debilidad y sufrimiento, y abandono a la voluntad de Dios.


 

Sin duda vivimos un hecho histórico. Pocas veces en la vida se asiste a un cambió de papa, pero en este caso la situación es más extraordinaria, ya que no se produce por la muerte del Santo Padre, si no por la renuncia del mismo. Éste es un hecho sumamente raro en la historia de la Iglesia, el último papa que dimitió fue Gregorio XII hace ya casi 600 años, y de los 264 papas anteriores unos pocos (8 ó 9) habían renunciado.

Benedicto ya había manifestado alguna vez que no tendría problema de abandonar el papado si las circustancias no le permitían seguir ejerciendo su cargo con las facultades que el mismo le exigían. Así en su libro-entrevista "Luz del Mundo" de 2010 se puede leer:  “Si el Papa llega a reconocer con claridad que física, psíquica y mentalmente no puede ya con el encargo de su oficio, tiene el derecho y, en ciertas circunstancias, también el deber de renunciar”. 

Sin duda que Benedicto, en plenas condiciciones mentales ha llegado al discernimiento que ha llegado a este punto de su vida. Y considero con absoluta certeza que si ha tomado esta decisión ha sido por considerarla la mejor para la Iglesia. En le mismo libro también considera que la renuncia no es algo que se deba decidir a la ligera:  “Si el peligro es grande, no se debe huir de él. Por eso, ciertamente no es el momento de renunciar. Justamente en un momento como éste hay que permanecer firme y arrostrar la situación difícil. Ésa es mi concepción. Se puede renunciar en un momento sereno, o cuando ya no se puede más. Pero no se debe huir en el peligro y decir: que lo haga otro”
Por lo que considero que los motivos de su renuncia no pueden ser otros que por los él expuestos hoy: "para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado".
Benedicto aunque no lo queramos ya es un anciano de 85 años (debemos pensar que Juan Pablo II murió con 84 años) con todos los achaques que se van acumulando, así parece que tiene problemas de hipertensión, del corazón, de artrosis en la cadera que le impiden practicamente andar, y casi está ciego del ojo derecho.
Aunque no me guste, sé también que es la voluntad de Dios que así sea, y me encomiendo al Espíritu Santo para que inspire a los cardenales electores y elijan a un nuevo papa que nos guié por la senda de la verdad hacia el encuentro con Dios.

Ante los hechos consumados tan sólo me queda dar gracias a Dios por habernos dado un pastor santo, y agradecer al todavía santo padre por los esfuerzos, sufriemientos y entrega que ha hecho para darnos ejemplo y enseñarnos el camino a seguir, por habernos guiado, educados y querido como un aunténtico padre.


sábado, 2 de febrero de 2013

El Credo. Resumen de nuestra Fe


Sobre el cristianismo y alrededor de él se han vertido ríos de tinta y se han talado frondosos bosques. Pero de las millones de páginas escritas tratando de relatar, explicar, profundizar, polemizar,..., este fenomeno, considero en mi opinión que tan solo 2 libros son imprescindibles para conocer lo que es el cristianismo. Uno por supuesto es la Biblia, donde se encuentra el mensaje revelado por Dios a los hombres, y el otro es el Catecismo de la Iglesia Católica, en donde encontramos la doctrina de la Iglesia, todas las enseñanzas que un católico debe creer y seguir en su vida.

Alguno un poco flojo me dirá que leerse esos dos libros es ejercicio complicado, ya que son muy voluminosos. Seamos sinceros, muy pocos se han leído esos libros, y no porque sean gordos, si no porque tienen sus complejidades. La Biblia es un conjunto de libros, de diferentes estilos, algunos muy hermosos, pero otros muy complicados de entender, como el Apocalipsis o la Carta a los Romanos, y otros tediosos como los de la ley o del pentateuco, llenos de genealogías difíciles de seguir y largas series de preceptos. En el caso del Catecismo, es que realmente no es un libro de lectura seguida, si no de consulta, a modo de una enciclopedia o diccionario. Acudimos al catecismo a consultar algún tema sobre la fe.

Pero parece que Dios nos ha puesto facilidades para que no tengamos excusa a la hora de conocer su mensaje y volundad; así en la Biblia tenemos los 4 evangelios canónicos donde se desvelan y se cumplen todas las profecias hechas por los profetas anteriores, así como Jesús lleva a su plenitud la revelación y la ley de Dios. Los evangelios son complementarios, cada uno aborda desde una diferente perspectiva la vida y obra de Jesús. Para mí el que mejor refleja el mensaje de Jesús es el evangelio según san Mateo, donde contiene grandes enseñanzas, como las del sermón de la montaña. [Además son libros muy cortitos :)]

Para el Catecismo, desde muy antiguo han existido en la Iglesia compendios que resumían las creencias de los cristianos, pero de todos ellos dos son los más populares, y que son conocidos y recitados por la mayoría de los creyentes. Así tenemos la suerte de con unas cortas frases expresar todo el contenido de nuestra Fe. Estos textos son el "Símbolo de los Apóstoles", considerado como el resumén de la fe transmitida por los apóstoles, y además el utilizado desde antiguo como símbolo bautismal por la Iglesia en Roma. Y el "Credo de Nicea-Constantinopla" que fue desarrollado durante los tempranos concilios ecuménicos de Nicea (325 d.C.) y Constantinopla (381d.C.) para afianzar la creencia católica en la Santísima Trinidad, (ya que por aquellos tiempos la Iglesia sufría una gran división a causa de la extensión de la herejía arriana, la cuál no aceptaba a Jesús como Hijo de Dios, en concreto aceptaba su naturaleza humana, pero no su naturaleza divina, compartida con Dios Padre).

El origen de estos credos es tan antiguo que están aceptados por todas las confesiones cristianas tradicionales (católicos, ortodoxos, anglicanos, luteranos, calvinistas,...), por lo que podemos decir que aquellos que no aceptan en su totalidad lo enseñado en el credo no pueden considerarse cristianos. Así todo aquél que desea entrar y permanecer en la Iglesia debe creer y profesar las verdades de la Fe antes de recibir el bautismo (en caso de los niños son los padrinos los que hacen la profesión de Fe en nombre del niño que recibe el bautismo, comprometiendose en educar al niño en la fe a la que se han adherido en su nombre).

Si no se acuerda exactamente lo que dicen estos Símbolos de la Fe los puede consultar en este enlace:

http://documentosunidosenlafe.blogspot.de/2013/01/el-credo.html

Los he colgado en un blog paralelo que he creado llamado "Documentos de Unidos en la Fe". Este blog tiene el objetivo de ofrecer (poco a poco) aquellos documentos: oraciones, enseñanzas,... que nos puedan ser interesantes y que forman parte del gran tesoro de la Fe cristiana. He considerado mejor ofrecerlo en un blog diferente ya que podía dificultar la lectura de este blog, que tiene un perfil diferente. Podríamos decir, a semejanza del Catecismo, que es un blog de consulta sobre aquellos puntos donde queramos profundizar.
Tenéis un enlace al mismo en la columna de la izquierda, justo debajo de los datos personales del perfil.

Para terminar os dejo una versión del Credo cantado en rap. A pesar de lo novedoso y lo chocante que pueda parecer escuchar una oración cristiana tan antigua en ese estilo musical, la verdad es que si se escucha la letra es impecable con lo proclamado en el Credo.
Espero que les guste.

viernes, 11 de enero de 2013

2013. El año de la Fe

"¡Creo Señor, pero aumenta mi poca fe!" Mc 9, 24

Este año que comienza será importante para la Iglesia, el papa Benedicto XVI ha convocado un año de la Fe que terminará el 24 de noviembre. Ya hemos oído hablar de él, y seguro que seguiremos escucharlo a lo largo de todo el año. 

El Año de la Fe comenzó en octubre, en una fecha tan simbólica como el 11 de octubre,   conmemoración del 50 aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II. El optimista papa Juan XXIII convocó este concilio ecuménico con la intención de dar un nuevo impulso a la Iglesia, para que adaptándose a las nuevas circunstancias del mundo (tras la terrible II Guerra Mundial y en plena Guerra Fría) pudiese revitalizarse, superar la incipiente crisis de la Iglesia en el mundo moderno, y volver a conectar y atraer con el hombre actual. Un joven Ratzinger estuvo presente y pudo participar en el Concilio como asesor teológico del Arzobispo de Colonia Frings. Quizás uno de los frutos inmediatos más destacados en este intento de adaptación a los tiempos modernos fue la sustitución de la misa tridentina en latín por la actual misa (Novus Ordo) en la lengua vernácula de cada pueblo.

Después de 50 años el Concilio no consiguió aplacar la crisis, si no más bien se fue agudizando en grandes regiones del mundo como en Europa donde la secularización es dominante; en Iberoamérica, donde las confesiones protestantes tienen un avance notable a costa de la comunidad católica; o en Oriente medio y próximo donde las pequeñas confesiones cristianas están siendo eliminadas a causa de las guerras y el fundamentalismo islámico.

Aunque el número de católicos aumenta cada año, sobre todo debido al crecimiento demográfico en América y los frutos misioneros en África y Asia. En Europa el número de bautizados se mantiene, pero no para de descender el de adultos que se consideran católicos, de éstos apenas una  minoría se puede considerar practicante en las obligaciones más básicas, no digamos nada en el magisterio completo de la Iglesia. Son significativos los datos sobre el aborto, vocaciones religiosas, divorcios o matrimonios civiles en países tradicionalmente católicos. Nadie, ni dentro, ni fuera de la Iglesia niega la decadente situación del cristianismo en la Europa occidental, antaño bastión de la Cristiandad. En definitiva: Europa se ha convertido en tierra de misión.

El papa Juan Pablo II al finalizar el siglo XX era consciente de esta grave crisis, por lo que eran habituales sus llamamientos a una nueva evangelización para el III milenio, pero su avanzada edad no le permitió poner en marcha este proyecto. Ha sido su colaborador y sucesor en el papado quien consciente de la premura y de la importancia de ello, haya convocado este Año de la Fe, con el objetivo de relanzar este proyecto de vuelta a la misión. Para ello comenzó este año con un Sínodo para la nueva evangelización. Se reunió a obispos y especialistas de todo el mundo para buscar la mejor forma de volver a anunciar el evangelio al Occidente paganizado y secularizado. Tendremos que ver a lo largo de este año que iniciativas y proyectos surgen. 


Desde mi punto de vista, y a modo de reflexión (sé que las cosas son más complicadas de lo que parece, y doctores tiene la Iglesia que saben mejor que yo lo que tienen que hacer) quiero exponer una serie de puntos sobre la vuelta a predicar la Buena Noticia:

Creo que debe cambiarse el concepto de pastoral en las diócesis europeas. El funcionamiento de las parroquias sigue basándose desde siglos en la guía de un pueblo mayoritariamente cristiano. La fe se transmitía en las familias de padres a hijos, y sacerdotes y religiosos se dedicaban a dirigir y afirmar esta fe a través de la educación y la administración de los sacramentos. Pero las condiciones en el mundo occidental han ido cambiando, sobre todo a partir de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, con las revoluciones liberales (francesa, de 1830, 1848) y la difusión de las ideologías marxistas y liberales, que abrieron una profunda brecha en la cristiandad (no entro a valorar ahora el cisma de occidente de 1517, que dinamitó el cristianismo por dentro en multitud de confesiones y que considero el mayor problema para proclamar el evangelio en el mundo). En el siglo XX está brecha se fue agrandando: la extensión del comunismo dejo amplísimas zonas de Europa descristianizadas, donde la religión estaba prohibida. Además la ideología atea marxista fue impregnando capas fundamentales de la sociedad occidental: jóvenes, obreros, intelectuales,... alejándoles de Dios, incluso en la Iglesia a través de la deformación de la teología de la liberación. Por otro lado nos encontramos la ideología liberal, donde los valores religiosos y morales están supeditados a los valores económicos y de libertad. El crecimiento y bienestar económico está por encima de todo, esto sin duda ha llevado a un gran progreso económico y a un gran desarrollo tecnológico en muchos países occidentales, pero a un gran coste moral.  Como consecuencia hemos elevado a categoría de dioses el dinero, el consumismo o posesión de bienes, el culto al cuerpo, los placeres sensitivos, el hedonismo,...Todos ellos se encuentran con un gran enemigo que es la moral cristiana, que pone al descubierto la falsedad de estos ídolos, la deshumanización que producen y la profunda insatisfacción e infelicidad a la que abocan. De este enfrentamiento surgen muchas ideologías directamente enfrentadas con el cristianismo: ideología de género, racionalismo, cientificismo,...Ideologías que inculcan en las gentes la idea de una Iglesia en contra de la libertad de las personas, contra el desarrollo científico y el conocimiento,...Todos los medios de comunicación y sistemas educativos de una u otra corriente ideológica propagan estas ideas (por no hablar de la divulgación de los escándalos de la Iglesia: pederastia, corrupción, concupiscencia,...), creando unos prejuicios a grandes masas de la población que se cierran totalmente a la posibilidad de considerar la vida cristiana como una alternativa seria. La práctica cristiana queda para viejas beatas, fundamentalistas, e ignorantes que siguen creyendo en viejas supersticiones. 

Ante esta situación no podemos pensar que los paganos, agnósticos, indiferentes o desencantados vayan a entrar a la iglesia a preguntar por lo que significa y supone ser cristiano. Ya están bajo los prejuicios anticatólicos, ya tienen a su alcance una arsenal de argumentos para desechar tranquilamente la propuesta de la Iglesia. Sus oídos están cerrados y sus corazones endurecidos.

Entonces la gran cuestión es como se rompe esa barrera que nos separa de este mundo secularizado. Creo que para todo debemos seguir el ejemplo de Jesús, el Maestro. En el fondo el hombre es el mismo de siempre, y el mensaje de Dios es eterno.
¿Que hizo Jesús? No se quedó en su carpintería de la aldea de Nazaret a que le viniesen a ver las gentes del pueblo, los fariseos, los sacerdotes, los pecadores, los enfermos,... para predicarles y sanarles. Fue Él, el que dejándolo todo se fue a predicar por caminos, en sinagogas y plazas, en el monte o en el campo abierto, desde la barca, y curando a cualquiera que se le presentase.
El mensaje que transmitía era un mensaje duro, radical, de máximos, buen ejemplo es el sermón de la montaña: "si tu ojo te hace pecar, arráncatelo .." "cualquiera que se enoje contra su hermano será reo por asesino.." "Sed perfectos, como vuestro Padre del Cielo es perfecto" (Mt 5) Para ello utilizaba también parábolas, las analogías que ayudaban a la gente a entender las ideas que quería hacer llegar. Con ello quiero decir que se pueden y se deben utilizar todas las herramientas tecnológicas y educativas que tenemos a nuestro alcance para evangelizar, pero sin desvirtuar ni ocultar toda la doctrina de Cristo. Por poner un ejemplo, es dificilísimo encontrar una predica sobre los "novísimos", sobre el juicio final y posibilidad cierta de condenarse eternamente en el infierno, incluso una vez un religioso me dijo que el diablo no existía, que se había descubierto que era una leyenda de origen babilónico. Parece que tememos que la gente se asuste y salga despavorida de la iglesia, que vamos a crear traumas y aterrorizar con ideas medievales, cuando lo que la gente quiere saber es la verdad, toda la verdad, lo auténtico, con los riesgos y con las ayudas que Dios nos da; y cuando sabemos que Dios está de nuestro lado, dispuestos a perdonarnos, se pierde el miedo a todo.

Como ya hemos dicho antes la mayoría de la gente está llena de prejuicios contra la Iglesia, y así aunque toda persona tiene en su interior un ansia de encontrar y sentirse querida por Dios, los complejos le impide ese encuentro a través de la única forma de encontrar a Dios. Por lo tanto la semilla de la Palabra no podrá enraizar en sus corazones. Pero hay otra forma de predicar además de la palabra que Jesús nos enseña, y es con las obras. Lo que hacemos tiene el poder de testificar en lo que creemos, "y yo te mostraré mi fe por mis obras" (Stg. 2, 18). La predicación de palabra también tiene que ir acompañada de la predicación de nuestras vidas, de nuestras obras, para que sea testimonio de que lo que anunciamos es verdad; si no nos convertimos en ocurrentes pero simples charlatanes. El mismo Jesús nos enseña que el amor todo lo puede y así nos pide: "un mandamiento os doy: Que os améis los unos a los otros; como yo os he amado...En esto conocerán todos que sois discípulos míos, si tenéis amor los unos con los otros" (Jn 13, 34-35) Los paganos e incrédulos no podrán evitar creer en Cristo cuando vean como amamos, pero no con el amor humano que también los no creyentes pueden dar, si no, he aquí lo importante, con el amor con el que Jesús nos ama, ese amor sobrehumano que lleva a amar sin medida, a amar a los enemigos, a amar hasta dar la vida; ese amor que no puede venir si no de Dios, y por lo tanto en nosotros verán la evidencia de la existencia de Dios.

Otra fuente de presencia de Dios para la humanidad nos la enseña Jesús también en la noche previa a su muerte, y así le pide a Dios Padre: "para que todos sean uno; como Tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste" (Jn 17, 21) He aquí lo que para mí es el gran drama de la Iglesia, que impide la conversión del mundo, y es nuestra gran desunión, no ya entre las diferentes confesiones cristianas, que cada una interpreta a su buena manera las Escrituras, si no peor todavía, dentro de la propia Iglesia católica, donde las diferentes tendencias y opiniones, las desobediencias y egoismos rasgan el cuerpo místico de Cristo. ¿Cómo van a creer los agnósticos y ateos, si tan siquiera nosotros sabemos, ni nos ponemos de acuerdo en lo que creemos?

Parece que he pintado con estas palabras un mundo y un futuro sombrío y gris, pero en mi corazón siento todo lo contrario, siento que se abre un tiempo nuevo para sembrar la palabra de Dios en el mundo. Estamos igual que en la época de los primeros cristianos, donde el mundo entero estaba abierto para ser conquistado para Dios. San Pablo, el apóstol de las gentes, nos lo dice "he aquí ahora el tiempo favorable, he aquí ahora el día de la salvación" (2 Cor 6, 2) Seguro que también habrá dificultades y persecuciones. Pero ya sabemos que apoyándonos unos a otros y todos unidos a Jesús las superaremos.

Es el tiempo de los laicos en la Iglesia. Debemos prepararnos y ponernos en manos del Espíritu Santo, para no ser guías ciegos llevando a otros ciegos al agujero. Porque no hay nadie mejor que tú para mostrar a Dios a ese compañero, o a ese vecino, o a un amigo que no cree; a ti que te conoce te creerá antes que a un misionero que venga de África o de la Conchinchina.

Piensa que Jesús está siempre con nosotros, y que por nosotros hizo la promesa, y Él nunca fallará a esta palabra: "Por tanto, id y haced discípulos por todas las naciones,...enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mt 28, 19-20)